Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
NOS GUSTA EL COLE

"Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña". Karl A. Menninger

27/09/2017

Cuando la fiambrera va al colegio

Coincidiendo con el inicio del nuevo curso escolar, nos sorprendía una noticia en un colegio de Málaga: debido a una gestión deficiente con el servicio de comedor escolar, las niñas y los niños disfrutaron por un día de comida rápida consistente en hamburguesa y patatas fritas. Digo disfrutaron porque seguro que no esperaban que les recibieran así en los primeros días de escuela, ¡ni que  estuvieran de cumpleaños! 

Aunque obviamente esta no es una opción saludable, de hecho resultar ser bastante inusual porque las empresas que gestionan el servicio de cocina para colectividades, tienen la suficiente profesionalidad como para atender a los principios básicos de la nutrición. Así, un menú escolar está proporcionado y contiene alimentos de varios grupos, de forma que el aporte de nutrientes esté equilibrado. No en vano se trata de población de entre 3 y 12 años, personas en desarrollo, cuya salud debe ser cuidada.

Lo que ocurrió fue un problema relacionado con los puestos de trabajo para el comedor de ese colegio, y aunque estoy segura de que no se va a volver a repetir, los incidentes relacionados con la falta de personal, o la cobertura de las ausencias, son un ‘plato’ habitual en las escuelas. En cualquier caso, y sin desmerecer el gran trabajo que realizan los comedores escolares, me he preguntado ¿qué pasaría si una de las opciones para las familias fuera llevar la comida de casa?

fiambrera comida2.jpg

Ya hace unos 5 años, en plena crisis económica, algunas Comunidades Autónomas propusieron un modelo mixto para los comedores escolares: las familias que no pudieran pagar el precio del servicio, y tampoco disfrutaran de becas, podrían optar por preparar una fiambrera para que sus hijos la llevaran a clase y comieran a mediodía. Sin embargo, en estos casos también nos tenemos que preguntar si es una alternativa segura, entre otras cosas. A modo de curiosidad, ofrecemos algunas pautas básicas.

Lo que debes saber

Es muy importante organizar menús semanales, porque no es buena idea ponerse a preparar a última hora, de lo que podría derivarse una nutrición deficiente. Por otra parte, la cantidad debería ser adecuada a la edad de los niños, y a las cantidades de comida que suelen ingerir. Resulta más sencillo y efectivo para ti, recurrir al plato único, pero con presencia de diferentes grupos de alimentos; por ejemplo arroz con verduras y un huevo duro + fruta de postre. Ten en cuenta que en el colegio suelen darles también a los peques un trozo de pan y / o ensalada, según lo que se coma cada día, así que tú también puedes complementar en casa. Los postres lácteos están permitidos, pero no a diario.

 Otro aspecto muy importante es que la comida del medio día, es una de las 5 comidas del día, una de las 3 más importantes. Quiero decir con esto que no es la única, y en consecuencia el resto se deben preparar y ofrecer para que el conjunto sea un menú diario equilibrado. Variar las técnicas de cocción, y utilizar varias de ellas en la semana, asegura que la comida resultará más atractiva y apetitosa para tus hijos

bolsa comida.jpg

En este apartado, quiero recordar que en el mercado hay muchos modelos de fiambreras compartimentadas que sirven no solo para mejorar la presentación, sino para evitar que los alimentos se mezclen innecesariamente (ensalada con pan, por ejemplo).

Normas de seguridad e higiene

  • Las manos han de estar bien lavadas antes de preparar alimentos.
  • Las frutas y verduras se lavan bien, se escurren, y en según que casos se secan un poco antes de que vayan a la fiambrera.
  • No olvidemos que los instrumentos de cocina deben estar también bien limpios.
  • Es mejor limpiar la superficie sobre la que se corta, y los cuchillos, después de usar alimentos distintos (frutas, carnes, queso).
  • Si preparas la comida la tarde anterior, espera a que se enfría, colócala en una fiambrera cerrada herméticamente, y espera que se enfríe para meterla en la nevera.
  • Si preparas la comida por la mañana, utiliza recipientes térmicos para que no se enfríen los guisos y sopas.
  • La escuela debería tener neveras para conservación de los alimentos.
  • Te puedes plantear usar acumuladores de hielo o botellitas de agua congeladas, para mantener mejor los alimentos en el trayecto escolar (no olvides que algunos alimentos son perecederos).
  • Evita natas, mantequillas y huevos crudos (postres).
  • Cuaja bien los alimentos con huevo (tortillas o huevo frito).
  • Cocina la pasta al dente, y el arroz que quede suelto.

fiambrera ciruela.jpg

En este artículo de OCU tienes algunos consejos adicionales. Esperamos que toda la información que te hemos dado sea muy útil para vosotros.

 

 
Comparte este artículo:
 

Escrito por Macarena González:

Profesional con formación en ciencias sociales y educación. Poseo experiencia trabajando por cuenta propia en diversos ámbitos; desde hace unos años colaboro como editora en los blogs de Amazonia Team Factory y Nos Gusta el Cole.